8/11/18

Rohingyas temerosos por repatriación forzosa a Myanmar

VOA

Los musulmanes rohingya que huyeron de una brutal campaña militar en Myanmar el año pasado viven en un oficio de guerra, y se les dice que están en una lista de más de 2,200 personas que deben ser devueltas al país este mes.


Algunos han dicho que están considerando quitarse la vida para evitar ser enviados de regreso al estado de Rakhine, donde se acusa al ejército de Myanmar de librar una campaña genocida de asesinato en masa y violación.

“Si volvemos, ellos pueden matarnos, pueden torturarnos. Ya perdimos todo una vez ", dijo un hombre del campamento de Jamtoli, que habló en condición de anonimato, a quien el oficial del campamento le dijo que estaba en la lista junto con su familia.

Bangladesh y Myanmar el mes pasado llegaron a un acuerdo para comenzar a devolver a los refugiados rohingya a "mediados de noviembre". Los 2.200 nombres fueron seleccionados de una lista de 8.000 que Bangladesh entregó a Myanmar en febrero.

El comisionado de ayuda y rehabilitación para refugiados de Bangladesh, Abul Kalam, ha dicho a Human Rights Watchthe Rohingya en la lista "no fueron elegidos porque particularmente querían regresar".

Más de 730,000 rohingya han huido a Bangladesh desde agosto del año pasado por lo que los investigadores de la ONU dicen que es un genocidio. Myanmar ha negado sistemáticamente el cargo y dice que la campaña fue una respuesta legítima a lo que llamó ataques terroristas.

OBSERVAR: ¿Quiénes son los rohingya?

El relator especial de la ONU sobre los derechos humanos para Myanmar, Yanghee Lee, pidió a ambos países que desechen el plan para devolver a las personas este mes, advirtiendo que Rohingya enfrenta un "alto riesgo de persecución" si regresa.

El plan también puede "violar las obligaciones en virtud del derecho internacional consuetudinario para defender el principio de no devolución", agregó.

"Bangladesh no debería enviar a nadie en este momento", dijo Nay San Lwin, un activista rohingya, a VOA. "Forzar a los sobrevivientes y refugiados a regresar a los campos de exterminio donde el genocidio aún está ocurriendo es una complicidad en el genocidio".

Un agente humanitario que trabaja en estrecha colaboración con la comunidad rohingya en Bangladesh dijo que, aunque a Rohingya en Jamtoli le habían dicho que estaban en la lista, todavía no se habían confirmado oficialmente los nombres. Hasta que la agencia de la ONU para los refugiados reciba una lista oficial del gobierno de Bangladesh, "no estamos del todo seguros", a quién se debe devolver, dijeron.

Agregaron que sabían de un hombre que había intentado suicidarse después de escuchar que estaba en la lista: "El problema es que la falta de claridad y comunicación por sí sola ya está causando daño, independientemente de si realmente comienza la repatriación".

Rohingya, que cree estar en la lista, le dijo a VOA que un líder de bloque en su campamento dijo que se trasladarían a otro lugar dentro de Bangladesh el 12 de noviembre como preparación para su regreso.

Myanmar ha construido este año "centros de recepción" y "campos de tránsito" para albergar y procesar a los retornados esperados.

Las instalaciones están rodeadas de alambre de púas y puestos de seguridad, y los defensores temen que los campamentos puedan convertirse en hogares permanentes para el regreso de los rohingya. "Son como los campos de concentración", dijo Nay San Lwin.

El portavoz del gobierno de Myanmar, Zaw Htay, le dijo a VOA que no podía comentar sobre esta historia.

El hombre rohingya del campamento de Jamtoli en Bangladesh, a quien se le dijo que su familia estaba en la lista la semana pasada, dijo que su madre recientemente se había desmayado por el estrés.

Mientras huía del estado de Rakhine en septiembre del año pasado, vio a su sobrino y yerno muertos por disparos, dijo.

"Otras familias que están siendo devueltas están llorando fuerte, todo el día y toda la noche", le dijo a VOA. “Una familia en la lista ha perdido a sus padres. Están llorando, no tienen a nadie que los cuide ".

Otro hombre que fue informado de que estaba en la lista dijo a VOA que fue testigo de las tropas que mataban a personas de su aldea cuando huía del estado de Rakhine a fines de agosto del año pasado. "Estaban matando a todos, niños pequeños, ancianos, todos", dijo.

A principios de esta semana, dos líderes del bloque, voluntarios de Rohingya que ayudan a los refugiados a comunicarse con los funcionarios, se acercaron a él con un formulario y le preguntaron cuántos miembros de su familia tenían y una foto del jefe de familia.

Se negó, dijo, y se produjo una discusión. "Nunca estaremos de acuerdo en irnos", les dijo. "Si nos obligan a ir, tomaremos nuestras propias vidas aquí, esta es nuestra decisión final".

No hay comentarios: