8/11/18

Migrantes centroamericanos debaten opciones de ruta a la frontera con Estados Unidos

VOA

Los migrantes centroamericanos que descansan en la Ciudad de México debatieron qué ruta deberían tomar hacia la frontera y qué opciones tenían disponibles en México y los Estados Unidos antes de una votación sobre cuál debería ser el próximo paso de su caravana.


Los miembros de la caravana de miles de personas que se reunieron en una asamblea en un estadio deportivo el miércoles por la noche enfatizaron la necesidad de tener cuidado al elegir su ruta hacia el norte porque, inevitablemente, cualquier camino los llevará a través de áreas donde los cárteles de la droga y las pandillas están activos. Una votación sobre el próximo paso de la caravana podría tener lugar la noche del jueves.

"California es la ruta más larga, pero es la mejor frontera, mientras que Texas es la más cercana pero la peor", dijo José Luis Fuentes, del Gremio Nacional de Abogados, a los inmigrantes reunidos.

La Ciudad de México se encuentra a más de 600 millas del cruce fronterizo de los EE. UU. Más cercano en McAllen, Texas, y una caravana anterior en la primavera optó por una ruta mucho más larga a Tijuana en el extremo noroeste, frente a San Diego. Esa caravana se fue reduciendo a solo 200 personas cuando llegó a la frontera.

Fuentes también advirtió a los migrantes que si están separados de sus hijos deberían "decir que quieren un abogado y no firmar ningún documento".

Otros activistas y funcionarios explicaron las opciones disponibles para los migrantes en México, que les han ofrecido refugio, asilo o visas de trabajo. El gobierno dijo que se habían otorgado 2,697 visas temporales a individuos y familias para cubrirlas mientras esperan el proceso de solicitud de 45 días para un estado más permanente.

La asamblea del miércoles se realizó un día después de las elecciones de medio término en los Estados Unidos, en las que el presidente Donald Trump había convertido a los migrantes en un tema de campaña, presentándolos como una amenaza importante.

Marlon Iván Méndez, un agricultor de Copán, Honduras, estaba esperando en la fila los zapatos donados para reemplazar los cocodrilos desgastados que ha usado desde que dejó su país hace tres semanas. Dijo que se fue porque las pandillas le estaban cobrando el alquiler para vivir en su propia casa.

"No es justo que los buenos paguen por los pecadores", dijo Méndez ante los temores de que los pandilleros vengan con la caravana.

El miércoles, Christopher Gascon, el representante de México para la Organización Internacional para las Migraciones, estimó que hay unos 6,000 migrantes en el complejo deportivo Jesús Martínez en la Ciudad de México y tal vez otros 4,000 en caravanas que se están abriendo paso por el sur de México.

Pero algunos inmigrantes habían estado visitando la tienda de campaña de la organización preguntando cómo podían regresar a sus hogares.

"Tal vez no tenían una idea muy clara de lo que enfrentaban", dijo Gascon. El miércoles por la noche, un autobús salió de la Ciudad de México para devolver a 40 y 50 personas a sus países de origen.

Mientras tanto, otros migrantes se estaban enfocando en la difícil tarea de llegar a la frontera de los Estados Unidos y presentar solicitudes de asilo allí. Las elecciones de los Estados Unidos ocuparon solo una pequeña parte de sus pensamientos.

Nora Torres, una hondureña de 53 años, le preguntó ansiosamente a un periodista: "¿Cómo lo hizo (Trump)? ¿Lo hizo bien o mal?

Torres había dirigido un pequeño restaurante, pero lo cerró porque las pandillas exigían demasiado dinero de protección.

En el estadio, cientos de empleados de la Ciudad de México e incluso más voluntarios ayudaron a clasificar las donaciones y dirigieron a los migrantes hacia alimentos, agua, pañales y otros elementos básicos. Los migrantes registraron montones de ropa donada y tomaron cajas de leche para los niños.

Darwin Pereira, un trabajador de la construcción de 23 años de Olanchito, Honduras, dejó su país con su esposa e hijo, 4, por la sencilla razón de que "no hay trabajo allí".

Pereira, quien todavía usa las mismas sandalias de plástico baratas con las que salió de Honduras hace un mes, dijo que tiene un enfoque novedoso para ingresar a los Estados Unidos.

“Si me encuentro con Donald Trump, voy a llorar. Lloraré porque no hay nada más que hacer ", dijo.

No hay comentarios: