5/11/18

Caravana de migrantes se fija en llegar a la ciudad de México

VOA

Miles de centroamericanos cansados ​​de los huesos se fijaron en la Ciudad de México el domingo después de emprender un agotador viaje a través de una parte de México que ha sido particularmente traicionera para los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.


Se estima que 4,000 migrantes se encuentran en el estado de Veracruz en el Golfo, donde cientos de migrantes han desaparecido en los últimos años, cayendo en la presa de los secuestradores que buscan pagos de rescate. El viaje de 124 millas del día fue uno de los más largos hasta el momento, ya que los migrantes exhaustos intentaron progresar caminando y enganchando hacia la frontera de los EE. UU. A cientos de millas de distancia.

Los inmigrantes ahora buscan reagruparse en la capital mexicana, buscando atención médica y descanso mientras esperan a los rezagados. La caravana ha encontrado fuerza en números mientras serpentea hacia el norte, con gente del pueblo que ofrece comida, agua, ropa fresca y calzado de reemplazo.

El domingo, la mayor parte de la caravana llegó a la ciudad colonial de Córdoba, en el cinturón de azúcar de Veracruz, donde fueron recibidos con música y danza caribeñas. Mientras tanto, los migrantes con ojos nublados que habían cargado a la Ciudad de México por adelantado expresaron su gratitud por el apoyo de sus compañeros de viaje, diciendo que no habrían tenido la fuerza o el coraje para llegar tan lejos por su cuenta.

Unos pocos llegaron a un gran estadio al aire libre en la capital, donde descansaban en las gradas y observaban a los mexicanos jugar al fútbol. Los empleados de la ciudad apilaron comida caliente en platos de espuma de poliestireno para los migrantes, algunos de los cuales habían saltado camiones de carga para acelerar su llegada a la capital. Otros descansaron dentro de una iglesia en la ciudad de Puebla.

No está claro a qué parte de la frontera de los EE. UU. Apuntará la caravana eventualmente, o cuántos pueden separarse por sí solos.

La mayoría de los migrantes dijeron que siguen convencidos de que viajar como una gran masa es su mejor esperanza para llegar a los EE. UU. Los migrantes generalmente dicen que están huyendo de la pobreza rampante, la violencia de pandillas y la inestabilidad política, principalmente en los países centroamericanos de Honduras, Guatemala y El Salvador. y nicaragua.

“Creemos que es mejor continuar junto con la caravana. Vamos a seguir adelante y respetar a los organizadores ", dijo Luis Euseda, un joven de 32 años de Tegucigalpa, Honduras, que viajaba con su esposa, Jessica Fugon. "Otros se adelantaron, tal vez no tienen un objetivo, pero sí tenemos un objetivo y es llegar".

Mynor Chávez, un joven de 19 años de Copán, Honduras, también estaba decidido a continuar.

“No tengo prospectos (en Honduras). "Me gradué como técnico en computación y ni siquiera con un título he podido encontrar trabajo", dijo sobre su país de origen.

Manuel Calderón, de 43 años, migrante de El Salvador, se levantó la camisa para mostrar cicatrices de dos balas que, según dijo, le atravesó el torso en su país de origen. Sueña con regresar a los Estados Unidos, de donde fue deportado hace poco más de dos años.

En el camino, Calderón fue recibido por mexicanos comunes que prestaron una mano. Catalina Muñoz dijo que compró tortillas a crédito para armar tacos de frijoles, queso y arroz cuando escuchó que la caravana de migrantes pasaría por su pequeña ciudad de 3.000 habitantes. Reunió a otros 15 para ayudar a hacer los tacos, llenar botellas de agua y llevar fruta a los viajeros cansados ​​en la carretera.

México enfrenta la situación sin precedentes de tener tres caravanas migratorias que se extienden a lo largo de 300 millas (500 kilómetros) de carreteras en los estados de Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

El viernes, una caravana de El Salvador se adentró por el río Suchiate en México, trayendo alrededor de 1,000 personas que quieren llegar a la frontera de los Estados Unidos. Esa caravana inicialmente intentó cruzar el puente entre Guatemala y México, pero las autoridades mexicanas les dijeron que tendrían que mostrar sus pasaportes y visas y entrar en grupos de 50 para ser procesados.

Otra caravana, también de unas 1,000 personas, ingresó a México a principios de la semana pasada. Ese grupo incluye hondureños, salvadoreños y algunos guatemaltecos.

El primer y más grande grupo de migrantes principalmente hondureños ingresó a México el 19 de octubre.

Los funcionarios mexicanos parecen haber estado en conflicto sobre si ayudar o dificultar su viaje.

El Ministerio del Interior de México estimó el sábado que hay más de 5,000 migrantes en total que actualmente se desplazan por el sur de México a través de caravanas o en grupos más pequeños. El ministerio dice que 2,793 migrantes han buscado el estatus de refugiado en México en las últimas semanas y alrededor de 500 han solicitado asistencia para regresar a sus países de origen.

La incertidumbre aguarda a los migrantes que llegan a los Estados Unidos.

El presidente Donald Trump ha ordenado a las tropas estadounidenses que viajen a la frontera con México en respuesta a las caravanas. Se ha dicho a más de 7,000 soldados en servicio activo que se desplieguen en Texas, Arizona y California antes de las elecciones de medio término.

Planea firmar una orden que podría llevar a la detención a gran escala de migrantes que cruzan la frontera sur y prohibir que cualquier persona atrapada cruzando ilegalmente reclame asilo.

No hay comentarios: